27 oct. 2015

Conocerte


Lo que me gusta de la ayuda recíproca y desinteresada entre dos personas, es la incertidumbre de no saber, al final, quién tuvo la suerte de conocer a quién.