11 oct. 2015

Cuidado con los halagos

No te confies tanto de los halagos, recuerda que el hombre acaricia el caballo solo para poder montarlo.